lunes, febrero 22, 2010

PROYECTO SAFORA






Amor Hernandez y su gente sacan adelante el Proyecto Safora.
Esto No es un Sueño.
...pero sí que es un sueño....
es algo que no existirá hasta que se cree....
¡Darles cobijo aquí es gran honor para este Blog!
Buscadles, si os apetece, en...
vedles en
y ayudadles, si os conmueve en
http://www.youtube.com/watch?v=L0q4syyDT68
Donaciones
Ya puedes hacer tus donaciones en nuestra cuenta bancaria: 2085 9299 13 0330319354
La donación mínima son 10 euros. Además de tu donación envianos una foto tuya, para que formes parte importante del Proyecto Safora.
Todas las Saforas de Bagaré te lo agradecerán.



En el año 2008 un grupo de amigos nos regalaron por nuestra boda a Juan Carlos y a mí un viaje a Burkina Faso. Tiko Sanfo fue nuestro guía y lo que comenzó siendo un viaje de turismo acabó siendo un viaje de descubrimiento y aventura.
Tiko nos habló del lugar donde nació: Bagaré. Bagaré es una aldea de unos 50 habitantes en el poblado de Noberé, en el que viven más de 1000 personas.
Conocimos aldeas como la de Bagaré en nuestro viaje. En todas ellas nos acogieron con cariño y respeto. Descubrimos como es la vida aquí en África. Nuestras mentes de blancos tenían que acostumbrarse a muchas cosas, entre ellas a la falta de recursos pero lo más difícil fue ver el trabajo al que eran sometidos los niños.
Asi fue como conocimos a Amata. Amata es una niña inteligente que vive en la aldea. Yo jugaba con una veintena de niños a dibujar en la arena con un palo. Yo hacía un dibujo y los niños lo imitaban. Al grito de Madamme llamaban mi atención para que yo aplaudiera su dibujo. Había momentos de confusión, pues ellos hablan moshi y yo español. Fue Amata la que hizo de intermediaria y a través de gestos me ayudó a hacerme entender con los demás niños de la aldea. A la mañana siguiente cuando teníamos que marcharnos yo sentí que un pedazo de mi se quedaba junto a ellos. Para Amata comenzaba un día más en su vida. Cargando con su hermano a la espalda, le esperaba otra larga y dura jornada moliendo mijo en un mortero. Salí de allí con un compromiso: le traeríamos un molino a todas las Amatas del poblado y con él les ahorraríamos trabajo y les dejaríamos más tiempo para jugar y aprender.
Asi fue como volvimos a España con un proyecto en el corazón. Se llamaba Proyecto Amata. Hicimos una cadena de 140 amigos y reunimos el dinero. Este año hemos ido a llevar el molino. Y nos hemos traído otro compromiso.
Amor H.
Yo soy una de esos 140 amigos que participó en el Proyecto Amata, pero saber que podía poner algo más de mí al ir allí a comprar y llevar el molino en persona al poblado, me parecía una experiencia increíble.
El 20 de agosto de este año, llegamos a la aldea de Bagaré con el molino. No nos esperaban, así que fue una sorpresa para ellos. En un momento se reunieron todos los hombres, mujeres y niños a nuestro alrededor junto con el jefe del poblado. Tiko les iba contando el proyecto entre los aplausos y alegría de todos. El jefe del poblado nos dijo que lo que habíamos hecho era tan grande, que no tenía palabras de agradecimiento para nosotros, que no podía hablar y permaneció en silencio.
A mí me sucede lo mismo cuando tengo que contar lo que allí vivimos, me quedo sin palabras, tanta alegría, tanto agradecimiento, cariño y respeto…
Una vez aquí, de vuelta a las “preocupaciones” del primer mundo y a mi rutina diaria, no pasa un solo día en que no me acuerde de la gente del poblado, y me doy cuenta de cómo con tan poco dinero y esfuerzo, conseguimos algo tan grande y valioso para ellos. Así es como volvimos a España con un proyecto en el corazón. Nos hemos traído otro compromiso… Proyecto Safora.
Silvia S.
No podemos describir con palabras la realidad diaria del poblado de Bagaré. La falta total de recursos hace que la vida sea más difícil de lo que aquí podemos imaginar.
En este poblado vive un niña, Safora. La ausencia de medios de su familia hace que ella en vez de dedicarse a estudiar, jugar, soñar y desarrollarse como persona tenga que trabajar para ayudar a salir adelante cada dia a su familia. Ayudar a la familia de Safora es ayudarla a ella. Proporcionar un trabajo a su madre es una forma de mejorar su vida, así Safora puede ser una niña con un futuro lleno de esperanza e ilusiones, como cualquiera de los niños que encontramos en nuestras calles del primer mundo.
Este es el punto de partida de nuestro nuevo compromiso:
El proyecto Safora.
Por ello esta vez te proponemos una mayor implicación: crear una red de recursos económicos en el poblado de Bagaré para garantizar el trabajo de las mujeres y por lo tanto, la escolarización y desarrollo de los niños. Si ayudamos a las mujeres a desarrollarse ayudaremos a todo el poblado.
Con un pequeño gesto puedes cambiar el futuro de muchas Saforas, ayudalas.








Microcréditos en Bagaré
Muchas personas nos han preguntado que mecánica vamos a poner en funcionamiento para implantar la red de microcréditos en el poblado de Bagaré, intentaremos daros respuesta a todos
En primer lugar, todo el poblado formará un grupo, a modo de asociación, que tendrá como finalidad el apoyo mutuo, así como la distribución de los recursos económicos iniciales que obtengamos para ellos y el asesoramiento necesario para que cada mujer pueda conseguir su independencia económica.
A continuación, el poblado con los jefes al frente, desarrollará su propio sistema de crédito. El crédito será único y exclusivamente destinado a las mujeres.
Los recursos serán distribuidos en función de la necesidad de cada mujer por los jefes del poblado. Una vez repartidos, las mujeres devolverán (con los beneficios producidos por su trabajo) el crédito al poblado hasta reembolsar la totalidad del mismo, entonces esa misma cantidad volverá a darse a otra mujer y el proceso comenzará de nuevo.
Una vez garantizado el trabajo de las mujeres de Bagaré el objetivo primordial del Proyecto Safora se habrá cumplido: los niños no tendrán que ayudar económicamente a su familia con su trabajo, serán escolarizados y podrán desarrollarse y construirse un futuro propio.
Por eso necesitamos toda la ayuda posible para conseguir este objetivo, cualquier donación o aportación, por muy pequeña que parezca, es muy importante para todas las Saforas de Bagaré.
¡Ayúdalas!
Publicado por Proyecto Safora
martes 29 de septiembre de 2009

http://www.youtube.com/watch?v=_STbUDEURIU&feature=related

2 comentarios:

Raquelitis dijo...

Quizá ya lo has publicado, quizá no es el lugar, pero hoy y ahora no quería dejar de compartir este poema de Antonio Machado, lo he leído y he pensado en tí:

ANOCHE CUANDO DORMÍA

Anoche cuando dormía
soñé, ¡bendita ilusiòn!,
que una fontana fluía
dentro de mi corazòn.
Di: ¿por qué acequia escondida,
agua, vienes hasta mí,
manantial de nueva vida
en donde nunca bebí?

Anoche cuando dormía
soñé, ¡bendita ilusiòn!,
que una colmena tenía
dentro de mi corazòn;
y las doradas abejas
iban fabricando en él,
con las amarguras viejas,
blanca cera y dulce miel.

Anoche cuando dormía
soñé, ¡bendita ilusiòn!,
que un sol ardiente lucía
dentro de mi corazòn.
Era ardiente porque daba
calores de rojo hogar,
y era sol porque alumbraba
y porque hacía llorar.

Anoche cuando dormía
soñé, ¡bendita ilusiòn!,
que era Dios lo que tenía
dentro de mi corazòn.

Mágica Burkina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.