viernes, agosto 08, 2008

TAKUBOKU

Una (la nº 415)


¿Cuando pudo ser?

En sueños la oí.

Ay, que esa voz

hace mucho tiempo

no la he vuelto a oir.



Otra (la nº 300)


Cuando embriagado

el sueño me inclinaba

y al despertar

cuando quería agua,

su nombre yo llamaba.


"TAKUBOKU: Un puñado de arena". Edit Hiperión. Versión española de Antonio Cabezas.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola : llegué a tu blog buscando información sobre cómo poder recordar los sueños (estoy empezando una psicoterapia) y he quedado encantada con tus escritos.

Un abrazo cariñoso
Andrea

un usuario dijo...

Gracias por hacérmelo saber, Andrea. Que te aproveche esa terapia! Francis