miércoles, mayo 26, 2010

adivinacion, suposición, creencia IV Lo Somni


Bernat Metge
Lo somni
(I,i,1) Poch temps ha passat que, stant en la presó, no per demèrits que mos perseguidós e envejosos sabessen contra mi, segons que despuys clarament a lur vergonya s’és demostrat, mas per sola iniquitat que m’havien, o per ventura per alcun sacret juý de Déu, un divendres entorn mige nit, studiant en la cambra on jo havia acostumat star, la qual és testimoni de les mies cogitacions, me vench fort gran desig de dormir. E, levant-me en peus, passejé un poch per la dita cambra; mas, soptat de molta son, covench-me gitar sobre·l lit e soptosament, sens despullar, adormí’m, no pas en la forma acostumada, mas en aquella que malalts o famejants solen dormir.

(I,i,2) E, stant axí, a mi apparech, a mon viyares, un hom de miya statura ab reverent cara, vestit de vellut pelós carmesí sembrat de corones dobles d’aur, ab un barret vermell en lo cap. E acompenyaven-lo dos hòmens de gran statura, la un dels quals era jove fort bell e tenia una rota entre les mans; l’altre era molt vell, ab longa barba e sens ulls, lo qual tenie un gran bastó en la mà. E entorn los dessús dits havie molts falcons, astors e cans de diversa natura qui cridaven e udulaven fort legement.




No ha pasado mucho tiempo que, estando en la cárcel, - no por demérito que perseguidores y envidiosos supiesen contra mí... sino únicamente por el inicuo odio que me tenían...-, un viernes, hacia medianoche, estudiando en la habitación en la que acostumbraba estar, que es testigo de mis preocupaciones, me vino un gran deseo de dormir, y poniéndome en pié paseé un poco por dicha habitación; pero sobreviniéndome mucho sueño, me fue preciso echarme en la cama, y súbitamente, sin desnudarme, me dormí, no en la forma acostumbrada sino en aquella que enfermos o hambrientos suelen dormir.
Estando así se me apareció, a mi sentir, un hombre de mediana estatura, de cara venerable, vestido de terciopelo peloso carmesí, sembrado de coronas dobles de oro, con un birete rojo en la cabeza. Acompañábanlo...”




El sueño (Lo somni) Año 1399. . Bernat Metge. Trad. De Martin de Riquer. de. Planeta, 1985

2 comentarios:

Oz dijo...

Hola, estoy por aquí de nuevo, viendo actualizaciones. Excelente post, felicitaciones.
Un gran saludo desde:
http://leyendas-de-oriente.blogspot.com/

Anónimo dijo...

interesante el libro, muy interesante, si señor.